; charset=UTF-8" /> ; charset=UTF-8" /> Las subidas de las Bolsas no tienen sólidos cimientos – molFX

Las subidas de las Bolsas no tienen sólidos cimientos

By on 29 noviembre, 2019
cbriesgoinversor3 short1

Por: Carlos Montero – Lacartadelabolsa

A pesar de todos los temores de que Estados Unidos y China estén deshaciendo los lazos económicos que impulsaron décadas de prosperidad global, es sorprendente que el optimismo reciente de los inversores dependa tanto de estos dos países.

Hace solo unos meses, todo el mundo hablaba de recesión, las acciones se estaban hundiendo y los aranceles volaban de un lado a otro a través del Pacífico. Ahora, las Bolsas europeas están en máximos multimensuales y Wall Street en máximos históricos, las perspectivas de crecimiento global se han estabilizado y el pesimismo entre los fabricantes parece estar disminuyendo.

Las expectativas de una recuperación económica mundial se dispararon en noviembre en comparación con el mes anterior, según una encuesta de gestores de fondos realizada por Bank of America Corp. “Los toros han vuelto”, escribieron sus estrategas.

¿Qué ha cambiado?

Dos cosas. Primero, el banco central más importante del mundo redujo sus tasas de interés, y estamos comenzando a ver los resultados. La Reserva Federal relajó su política monetaria más agresivamente de lo que nadie se atrevía a esperar a principios de 2019. Inicialmente, había cierto escepticismo de que el presidente Jerome Powell pudiera lograr lo que llamó un “ajuste de mitad de ciclo”, es decir, reducir las tasas lo suficiente como para evitar los peores temores de recesión, pero no tanto como para avivar las burbujas de activos. Sin embargo, los mercados parecen saciados y los indicadores estadounidenses de empleo, vivienda, comercio minorista y sentimiento del consumidor se han estabilizado. Todo esto se hizo en el contexto de una relajación lenta y constante en China, donde el banco central comenzó a reducir los requisitos de reservas mucho antes de que la Fed se moviera, y recortó los costos de los préstamos a medida que avanzaba el año.

Otro factor es la perspectiva de distensión comercial entre Washington y Beijing. Las autoridades dicen que están discutiendo un acuerdo de “fase uno” que haría que ambas partes hicieran concesiones en agricultura, propiedad intelectual y tecnología. Si bien pocos esperan que un pacto integral cese las hostilidades económicas, la confianza de que se alcanzará algún tipo de acuerdo respalda el caso levemente positivo para la economía. Después de todo, pocas cosas son tan importantes para el crecimiento global como la forma en que las dos economías más grandes del mundo interactúan entre sí.

Sin duda, nadie está hablando de un boom. Las perspectivas para 2020 se ven decentes debido a la reducción de las noticias negativas en lugar del aumento de las positivas: las tasas eran demasiado altas y se habían elevado demasiado rápido, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que la inflación no se ha acercado al objetivo del 2% de la mayoría de los principales bancos centrales. El indicador clave de inflación de la Fed aumentó un 1.3% microscópico en septiembre, y los precios de fábrica de China están cayendo, lo que exporta precios más bajos al resto del mundo.

A diferencia del repunte sincronizado que caracterizó 2017, una especie de estabilidad sincronizada podría describir mejor el futuro de 2020. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico dijo que el crecimiento global se ha estancado en el 2.9% este año y también se situará en esa tasa en el próximo. La expansión alcanzará un 3% apenas inspirador en 2021. La reciente efervescencia del mercado habla de cuán desesperados se han vuelto los inversores por noticias no terriblemente malas.

Sin embargo, mire más de cerca, y los recortes de tasas de este año pueden no ser tan prometedores como esperan los inversores. Los movimientos de la Reserva Federal reflejaron un entorno deteriorado y una desaceleración de la manufactura tanto como una inflación anémica. La perspectiva podría oscurecerse aún más, obligando a Powell a recortar nuevamente. Recuerde, hace un año, la Fed estaba a punto de subir nuevamente los tipos y marcó múltiples aumentos para 2019, que no duraron mucho.

Mientras tanto, China no ha brindado tanta tranquilidad como les gustaría a muchos participantes del mercado. El recorte en la tasa de referencia que algunos predijeron a principios de este año no ha llegado. Beijing parece tener la intención de cuidar su propio jardín, evitando que la expansión se desacelere demasiado y vigilando el apalancamiento.

Los optimistas respecto a la disputa comercial también pueden estar listos para una nueva decepción. Los presidentes Donald Trump y Xi Jinping llegaron a un acuerdo a principios de año solo para ver las relaciones agrias y aumentar los aranceles. China dice que es “cautelosamente optimista”, pero la falta de una fecha límite y la predilección de Trump de hacer estallar la diplomacia en Twitter hacen de esta una apuesta arriesgada. Sin mencionar que los contornos de cualquier acuerdo podrían cambiar rápidamente a medida que se acerquen las elecciones de 2020.

Así que mantengamos la alegría en perspectiva. La economía mundial sigue siendo una sombra de lo que era, y ninguno de sus dos principales motores parece demasiado fuerte. El optimismo que bendice los últimos meses de este año se debe principalmente al hecho de que tanto China como Estados Unidos están tratando de evitar el desastre. Los inversores que ahora se muestran tan optimista podrían terminar sufriendo esa visión tan color de rosa.

You must be logged in to post a comment Login