“Una guerra de divisas junto a una comercial sería desastroso”

By on 6 Abril, 2018

 

 

Benjamin J. Cohen, profesor de economía política internacional en la Universidad de California, Santa Bárbara, y autor de Currency Power: Understanding Monetary Rivalry, cree que una guerra comercial junto con una guerra de divisas puede tener resultados “desastrosos” para la economía mundial. Los mercados financieros podrían sufrir fuertes turbulencias y los flujos de capitales que alimentan el crecimiento de muchos países podrían secarse.

Este experto enumera las medidas proteccionistas que se han tomado en cuanto al comercio internacional, sobre todo los aranceles aprobados por Trump al acero y el aluminio y la respuesta de China. Estos ‘golpes’ comerciales pueden ir más allá y desembocar en una guerra de divisas, que podría tener una repercusión importante en los mercados y en la economía en general.

“Hasta la fecha, la administración de Trump no ha tomado ninguna acción directa contra el yuan. Pero si considera las exportaciones e inversiones chinas como una amenaza, puede ser solo una cuestión de tiempo antes de que también se dirija a por la divisa china”, asegura Cohen en Project Syndicate.

Desde la crisis financiera mundial de 2008, el gobierno de China ha hecho todo lo posible para promover la posición internacional del renminbi. Por ejemplo, ha flexibilizado las regulaciones para que se puedan liquidar más transacciones relacionadas con el comercio yuanes, evitando así las divisas de facturación tradicionales como el dólar estadounidense, sentencia el experto.

“Ha establecido una red de bancos de compensación en renminbi que abarca centros financieros de todo el mundo. Ha cultivado mercados activos para depósitos en renminbi y bonos denominados en renminbi en Hong Kong y otros lugares”, comenta Cohen. También, Pekín ha llegado a acuerdos de intercambio de divisas con docenas de bancos centrales extranjeros, con la esperanza de que el renminbi se convierta en un nuevo activo de reserva global.

Además, China ha logrado un hito importante en 2015, cuando el Fondo Monetario Internacional aprobó incluir el renminbi en la canasta de monedas que determina el valor de su activo de reserva sintético, el Derecho Especial de Giro (SDR).

Anteriormente, ese privilegio se otorgaba únicamente al dólar estadounidense, la libra esterlina, el yen japonés y el euro. La inclusión en la cesta de monedas del SDR proporcionó así un gran impulso a la posición internacional del renminbi, y alentó a China a avanzar aún más en la promoción de la moneda. Más recientemente, China lanzó una nueva bolsa de futuros de crudo en renminbi, que algunos observadores ven como un desafío directo al dólar.

¿Y si el dólar pierde su trono?

“Como parte de su cada vez más ambiciosa apuesta por la influencia global, China apunta a desarrollar una moneda que podría ser digna de una superpotencia global. Estados Unidos se ha beneficiado durante mucho tiempo de la posición dominante del dólar en los mercados financieros y las reservas del banco central, y China ahora quiere obtener recompensas similares. Si el aumento del renminbi se produce a expensas del dólar, es una lástima”, destaca el economista de la Universidad de California.

“Antes de Trump, la política de Estados Unidos para mantener la primacía del dólar era en gran medida pasiva, si no conciliadora. Incluso cuando estaba claro que China promocionaba el renminbi como alternativa al dólar, la administración Obama hizo poco para defender al dólar. De hecho, Estados Unidos en realidad apoyó la entrada del renminbi en la canasta de DEG, a pesar de las dudas generalizadas sobre las calificaciones de la moneda, porque quería alentar a China a convertirse en una parte interesada más fiable en el sistema monetario existente”, argumenta Cohen.

Pero después ha llegado Donald Trump, y todas las apuestas se han desvanecido. Aunque su posición internacional ha aumentado, la divisa de China aún está muy lejos del estatus de las ‘Grandes Ligas’. “Trump, el autoproclamado negociador, supuestamente lo sabe, y tendrá la tentación de explotar las vulnerabilidades del renminbi ahora que puede”, comenta el economista estadounidense.

“Por ejemplo, si China no obedece a las reclamaciones de Trump en cuanto al comercio EEUU podrían prohibir el uso del renminbi en la facturación o liquidación de negocios estadounidenses que realizan transacciones con socios chinos”. También, podría desalentar o establecer nuevas barreras a las inversiones en activos denominados en renminbi. O podría ofrecer acuerdos de swap (intercambios de divisas) en términos favorables a cualquier banco central que esté dispuesto a abandonar su acuerdo con China. La lista de posibles acciones punitivas es larga.

“Por supuesto, una guerra de divisas junto con una guerra comercial sería peligrosa, y posiblemente desastrosa. Como mínimo, los mercados financieros podrían desestabilizarse y podrían verse afectados los flujos internacionales. Desafortunadamente, un hombre que piensa que ‘las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar’ es poco probable que se desanime por estas posibilidades. Solo podemos esperar que las cabezas más frías prevalezcan”, sentencia Cohen en su artículo.

Fuente: eleconomista.es

You must be logged in to post a comment Login